Los Astros bailan y disfrutan al ritmo indiscutible de José Altuve



Wednesday, July 19, 2017

José Altuve es un pelotero que siempre ha tenido que luchar con las comparaciones por su condición anatómica desde que era un joven prospecto. Aunque el criollo podría convertirse en el tercer jugador de menor estatura (1,68 m) en llegar a 2.500 indiscutibles en las Grandes Ligas, no es el éxito más esperado por el infielder. Con su calidad para batear, el segunda base de los Astros de Houston se ha ganado ser confrontado con Pete Rose constantemente, pero no por su altura. El carabobeño tiene 332 juegos con más de un indiscutible en 918 encuentros, 10 más que Rose en la misma cantidad de choques, lo que marca un ritmo frenético en su carrera.
“Cuando vemos que tiene un par de turnos consecutivos sin conectar un indiscutible nos extrañamos. Ya es una costumbre verlo constantemente en las almohadillas”, señaló el mánager de los siderales, A.J Hinch, sobre el venezolano, que es el líder en hits conectados en la Liga Americana con 121 antes del juego de ayer.  Altuve va a un ritmo que supera en varios renglones ofensivos a Pete Rose, el jugador con más imparables en la Gran Carpa, con un total de 4.256.
Por juegos multihit. El criollo, quien en este punto de su carrera supera en juegos de más de un hit a Rose, tiene desde que ganó su primer título de bateo en 2014 más encuentros con esta característica que nadie en el Circo Máximo.
Por edad. Altuve tiene 27 años y 72 días de nacido. En este momento ha conectado 1.167 imparables. Rose, a esa edad, coleccionaba 974 hits, 193 menos que el criollo.
Por títulos. De mantener el ritmo, Altuve va encaminado a su tercera corona de bateo en cuatro temporadas. Rose solo logró tres en toda su carrera. La poca habilidad del norteamericano de recibir boletos mermó la posibilidad de alcanzar más lideratos de promedio.
Rose, sin embargo, fue un jugador que mantuvo en el tiempo sus condiciones físicas. El nativo de Cincinnati soltó 699 imparables después de los 40 años y mantuvo un promedio de .309 desde los 30 años de edad hasta los 39. La carrera contra este hábil bateador no es solo frenética al ritmo de Altuve, también tiene que ser longeva. Comenzar como Rose no es tan difícil como terminar como él.